lunes, 31 de octubre de 2011

FERNANDO DE BORBON Y BRAGANZA.

Fernando de Borbón y Braganza. Nació el 19 de octubre de 1824 en El Escorial, España. Hijo del Infante Carlos María Isidro y de su primera esposa, la Infanta portuguesa María Francisca de Braganza. Cuando en 1829 Fernando VII enviudó por tercera vez, éste carecía de descendencia legítima que pudiese sucederlo tras su muerte. Dada su avanzada edad y su delicada salud, era improbable que contrajese matrimonio una vez más, lo cual convertía al Infante Carlos María Isidro, padre del infante Fernando, en heredero al trono. Alrededor del Infante se concentraba una camarilla de conservadores y religiosos que se oponían al liberalismo que reinaba en la Corte madrileña, que se acabaría polarizando todavía más cuando Fernando VII se casó con su sobrina, María Cristina de Nápoles, ese mismo año, y se convirtió en padre de dos hijas, Isabel y Luisa Fernanda. De forma repentina, la sucesión se aseguraba a través de estas dos niñas. El Infante Carlos María Isidro, opuesto a que una niña le arrebatase el codiciado trono, se opuso a que la pequeña Isabel ascendiese el trono. Incluso antes de la muerte de su hermano, Fernando VII, acaecida en 1833, Carlos María Isidro tuvo que exiliarse en el extranjero, llevándose consigo a su familia, incluido el joven Fernando. Poco después fallecía Fernando VII, y ascendía el trono su hija Isabel II. Inicialmente, la familia del Infante Carlos María Isidro se escapó al vecino Portugal, país natal de la madre del Infante Fernando; instalados en el Palacio de Ramalhao, la familia pasó a Coimbra para unirse al ejército legitimista, partidario del Infante Miguel, que reclamaba para sí mismo el trono portugués en oposición a su sobrina, la Reina María II. Dada la situación insostenible en Portugal, Fernando y su familia se trasladaron a Portsmouth, en el Reino Unido; fue en aquel país donde un año después fallecería la madre de Fernando, la Infanta María Francisca de Braganza. Sus hijos quedaban al cargo de su viudo y de su hermana mayor, la Princesa de Beira, que acabaría casándose con Carlos María Isidro en 1838 durante una breve estancia de la familia en España durante la Primera guerra carlista. Por decreto de la Regente María Cristina, Carlos María Isidro de Borbón y sus descendientes dejaron de ostentar legalmente el títulos de Infantes de España en 1834. La brecha entre las dos ramas de la familia Borbón, la isabelina y la carlista, nunca volvería a cerrarse. A partir de entonces, el Infante Fernando vivió a la sombra de su padre primero, y de sus hermanos después. Nunca llegó a casarse, ni se le consideró como un peón de la política matrimonial de su familia. Apoyó fielmente la causa de su padre, pero el fracaso de los carlistas en la Primera guerra carlista y la pobreza que sufrían les obligó a seguir vagando por Europa. El Infante Fernando se instaló en la ciudad de Trieste con su familia. Allí falleció su padre en 1855. El Infante murió en la ciudad austríaca de Brunnsee, el 02 de enero de 1861 a causa de unas fiebres contagiosas, posiblemente la escarlatina, a la edad de 36 años. Su cuerpo fue trasladado a Trieste, donde fue sepultado. Trágicamente, su hermano mayor, el Infante Carlos Luis de Borbón y Braganza, y la mujer de éste, María Carolina de las Dos Sicilias, también acabaron falleciendo de la misma enfermedad con pocos días de diferencia.

domingo, 30 de octubre de 2011

CARLOS DE BORBON Y BRAGANZA.

Carlos Luis María de Borbón y Braganza. Nació el 31 de enero de 1818 en Madrid, España. Hijo de Carlos María Isidro de Borbón, pretendiente al trono de España como Carlos V, y de la Infanta María Francisca de Braganza. Al igual que su padre, Carlos Luis fue pretendiente carlista al trono de España con el nombre de Carlos VI, y también fue conocido como Conde de Montemolín. Pasó su adolescencia y juventud en el exilio en Portugal y Gran Bretaña. Durante la Primera Guerra Carlista, estuvo acompañando a su padre en el frente del norte; al término de la guerra, ambos se establecieron en Francia. Se convirtió en el pretendiente carlista tras la abdicación de su padre el 18 de mayo de 1845, que perseguía con esa medida facilitar el matrimonio entre Carlos Luis y la Reina Isabel II de España, lo cual no se produjo (Isabel se casó en 1846 con Francisco de Asís de Borbón). A finales de 1846, Don Carlos Luis publicó un manifiesto, en donde llamaba a la lucha armada, se estableció en Londres y poco después comenzó la Segunda Guerra Carlista o guerra dels Matiners. En abril, intentó entrar en España, pero fue detenido en la frontera francesa y regresó a Londres. El 10 de julio de 1850, contrajo nupcias con Carolina de Borbón-Dos Sicilias, hija del Rey napolitano Francisco I de las Dos Sicilias y de su tía, María Isabel de Borbón, y se estableció junto a su esposa en el reino de sus suegros. En 1855, mantuvo contactos con Francisco de Asís para llegar a una reconciliación entre las dos ramas borbónicas, pero fracasó y, en mayo, se produjo una nueva insurrección carlista en España, que no tuvo trascendencia. En marzo de 1860, se dirigió a las Islas Baleares para intentar otra insurrección con el apoyo del capitán general de las Baleares, Jaime Ortega. El 01 de abril, ambos, al frente de 4.000 hombres, que desconocían sus intenciones, se dirigieron hacia San Carlos de la Rápita. Tras desembarcar, marcharon a Amposta para pasar la noche, pero al continuar la tropa se sublevó al sospechar de las intenciones de los mandos a la altura de la Creu del Coll, y el pretendiente y los líderes de la insurrección tuvieron que huir a Ulldecona. El 21 de abril, el ejército lo detuvo junto a su hermano Fernando de Borbón y Braganza y los llevó a Tortosa, donde el 23 de abril abdicó de sus derechos al trono, al igual que su hermano. Liberados por el gobierno español, se dirigieron a Trieste, y el 15 de junio declaraban nulas las abdicaciones realizadas mientras estaban detenidos, pero su otro hermano, Juan, las consideró válidas y asumió los derechos al trono. La muerte de Carlos Luis, el 13 de enero de 1861 en Trieste, poco después de la de Fernando y de la viuda de Don Carlos, Carolina, dejó a Juan como el heredero de la dinastía carlista, con el nombre de Juan III. Carlos Luis no tuvo descendencia y murió la edad de 42 años.

sábado, 29 de octubre de 2011

INFANTE CARLOS DE ESPAÑA. CONDE DE MOLINA.

Carlos de Borbón. Nació el 29 de marzo de 1788 en el Palacio Real de Aranjuez en Aranjuez, Comunidad de Madrid. Hijo del Rey Carlos IV de España y de María Luisa de Parma. Fue el primero de los demandantes carlista al trono de España como Carlos V. En 1808, Napoleón conquistó Madrid en la Batalla de Somosierra, y la familia real permaneció prisionera de Napoleón en Valençay, Francia, hasta 1814. En 1814 Carlos y el resto de la familia real española regresó a Madrid. En septiembre de 1816 se casó con su sobrina, la Infanta María Francisca de Portugal, hija del Rey Juan VI de Portugal y de la Infanta Carlota Joaquina de España. La pareja tuvo tres hijos: el Infante Carlos, Conde de Montemolín; Juan, Conde de Montizón; y Fernando. Salvo algunos asuntos de Estado, Carlos no tomó parte importante en el gobierno de España. Fernando VII había considerado necesario cooperar con los liberales moderados y firmar una constitución. Carlos, sin embargo, era conocido por su firme creencia en el derecho divino de los Reyes a gobernar en absoluto, la rígida ortodoxia de sus opiniones religiosas, y la piedad de su vida. Durante los disturbios revolucionarios de 1820-1823 Carlos fue amenazado por los radicales extremistas, pero no fue víctima de ningún ataque. Aunque hubo ciertos conservadores en España, que quería poner a Carlos inmediatamente en el trono, el propio Carlos era un firme creyente en la sucesión legítima y nunca tomaría las armas contra su hermano. En mayo de 1830 Fernando VII publicó la Pragmática Sanción, que permitía a las mujeres acceder al trono tanto como los varones. Este decreto había sido aprobado por las Cortes en 1789, pero nunca se había promulgado oficialmente. El 10 de octubre de 1830, la esposa de Fernando dio a luz a una hija, Isabel, desplazando a su tío en la línea de sucesión. El partido clerical siguió prestando apoyo a los derechos de Carlos al trono. A su juicio, la Pragmática Sanción era ilegal. En abril de 1833 Fernando pidió a Carlos tomar juramento de lealtad a Isabel como Princesa de Asturias, título usado tradicionalmente por el Heredero al trono. En términos respetuosos pero firmes, Carlos se negó. No tenía ningún deseo personal por el trono, pero insistió en que él no podía renunciar a lo que considera que sus derechos y responsabilidades dados por Dios. Fernando VII murió el 29 de septiembre de 1833. En Madrid, su viuda se declaró Regente de su hija. El 01 de octubre, Carlos emitió un manifiesto declarando su adhesión al trono como "Carlos V", y se dirigió a la frontera portuguesa-española. Allí fue recibido por las fuerzas leales a María Cristina e Isabel, que amenazaron con arrestarlo. Carlos permaneció en Portugal, Reino que se encontraba en guerra civil entre los partidarios de Miguel y María II de Portugal. En España hubo varios levantamientos que se convirtieron en la primera guerra carlista. Cuando los partidarios de Miguel fueron derrocados en Portugal en 1834, Carlos huyó a Inglaterra, donde el gobierno ofreció a concederle una pensión anual de 30.000 libras, si renunciaba a sus reclamos y no volver a España o Portugal. Carlos se negó rotundamente. En julio pasó a Francia, donde fue ayudado activamente por el partido legitimista. Pronto se unió a sus seguidores en los Pirineos occidentales de España. En octubre de 1834 su cuñada, María Cristina emitió un decreto privándolo de sus derechos como Infante de España, lo que fue confirmado por las Cortes en 1837. Carlos permaneció en España durante cinco años. Durante estos años acompañó a su ejército, pero tuvo que soportar una gran cantidad de dificultades, y se vio obligado a menudo a esconderse en las montañas. Mientras algunos de sus seguidores lo apoyaron porque creyeron en sus derechos hereditarios al trono, otros estaban más preocupados por promover los privilegios de las provincias vascas. En los primeros años de la guerra, hubo varios momentos en que la victoria estuvo al alcance de Carlos. El último de ellos fue la expedición de 1837 cuando el propio Carlos acompañó a su ejército de Navarra a las afueras de Madrid. Carlos esperaba entrar en la ciudad sin un importante derramamiento de sangre, pero cuando se hizo evidente que sólo una batalla podría tomar la ciudad, Carlos vaciló. Luego de varios días, el propio Carlos decidió retirarse, su ejército se desvaneció y se redujo a un tercio de su fuerza anterior. Su primera esposa había muerto en Inglaterra en 1834, Carlos se casó con su cuñada, María Teresa de Portugal, Princesa de Beira, en Bizkaia, en octubre de 1837. En septiembre de 1839 Carlos salió de España hacia Francia, donde fue encarcelado brevemente. Durante casi un año más, algunos de sus comandantes continuaron luchando en su nombre, sobre todo en Cataluña. Sin embargo, en julio de 1840 casi toda la resistencia llegó a su fin. En mayo de 1845 Carlos abdicó sus derechos al trono de España en favor de su hijo mayor, Carlos Luis. Posteriormente, tomó el título de Conde de Molina. El 10 de marzo de 1855, murió en Trieste, entonces Imperio Austríaco, a los 66 años de edad. Fue sepultado en la capilla de San Carlos Borromeo en la catedral de San Giusto.

viernes, 28 de octubre de 2011

REY CARLOS IV DE ESPAÑA.

Carlos de Borbón. Nació el 11 de noviembre de 1748 en Nápoles. Hijo del Rey Carlos III de España y de la Princesa María Amalia de Sajonia. Su nacimiento se produjo durante el reinado de su padre en las Dos Sicilias. Su hermano mayor, Don Felipe, fue apartado del trono de los dos Reinos, debido a problemas mentales y de epilepsia. En Nápoles y Sicilia era conocido como Príncipe de Taranto. Carlos había heredado un cuerpo corpulento y la inmensa fuerza física de la familia de su madre. Gracias a su tamaño, de joven era aficionado a la lucha con los más fuertes compatriotas. Aunque era considerado por muchos como intelectualmente lento y muy crédulo, también era conocido por sus actos de bondad. En 1765, Carlos IV se casó con su prima hermana María Luisa de Parma, hija de Felipe, Duque de Parma, y de la Princesa Luisa Isabel de Francia. La pareja tuvo catorce hijos, de las veinticuatro veces que estuvo embarazada, seis de los cuales sobrevivieron hasta la edad adulta: Clemente Carlos; Carlota Joaquina, casada con el Rey Juan VI de Portugal; María Luisa; María Amalia, casada con su tío, el Infante Antonio Pascual de España; Domingo Carlos; María Luisa, casada con Luis, Heredero de Borbón-Parma, posteriormente Rey de Etruria y Duque de Lucca; Carlos Francisco; Francisco Felipe; Fernando VII de España; Carlos, Conde de Molina, posteriormente primer pretendiente carlista; María Isabel, casada con Francisco I, Rey de las Dos Sicilias; María Teresa; Felipe María; y Francisco de Paula Antonio, Duque de Cádiz. María Luisa era considerada ampliamente como una mujer cruel y tosca que dominaba completamente al Rey. Sucedió a su padre, Carlos III, al morir éste el 14 de diciembre de 1788. Accedió al Trono con una amplia experiencia en los asuntos de Estado, pero se vio superado por la repercusión de los sucesos acaecidos en Francia en 1789 y por su falta de energía personal que hizo que el gobierno estuviese en manos de su esposa María Luisa de Parma y de su valido, Manuel Godoy. Estos acontecimientos frustraron las expectativas con las que inició su reinado. Godoy continuó con la política de neutralidad hacia Francia, pero luego de que España protestara en contra de la ejecución del depuesto Rey Luis XVI en 1793, Francia declaró la guerra a España. Tras de la declaración de guerra contra España, Portugal y España firmaron un tratado de protección mutua contra Francia. En 1795 Francia obligó a Godoy a concluir la alianza y declarar la guerra al Reino Unido de Gran Bretaña. En 1803, luego de que la viruela afectara a su hija María Luisa, el Rey encargó a su doctor Francisco Javier de Balmis, enviar la vacuna a las colonias españolas, siendo los gastos costados por el Estado. España siguió siendo un aliado de Francia, hasta la victoria naval británica en Trafalgar. Sin embargo, luego de la victoria de Napoleón sobre Prusia en 1807, Godoy nuevamente puso a España del lado francés. Este cambio de ida y vuelta devaluó la posición de Carlos como un aliado confiable, mientras que el retorno a la alianza francesa aumentó la impopularidad de Godoy y fortaleció el Partido fernandista, los partidarios del Príncipe Fernando, que estaban a favor de una estrecha relación con el Reino Unido. Cuando el pueblo se levantó en Aranjuez en 1808, el Rey Carlos IV de España abdicó a favor de su hijo, el 19 de marzo. Fernando tomó el trono como Fernando VII de España. Carlos IV se refugió en Francia, y se convirtió en prisionero de Napoleón. Napoleón, receloso ante el cambio de Monarca, convocó a la familia real española a un encuentro en la localidad francesa de Bayona. Fernando VII, bajo la presión del Emperador y de sus padres, devolvió la Corona a Carlos IV el día 06 de mayo, sin saber que el día antes Carlos IV había pactado la cesión de sus derechos a la corona en favor de Napoleón, quien finalmente designó como nuevo Rey de España a su hermano José Bonaparte. Carlos permaneció prisionero de Napoleón, residiendo en Marsella, hasta la derrota final de éste en 1814; pero en ese mismo año Fernando VII fue repuesto en el Trono español, manteniendo a su padre desterrado por temor a que le disputara el poder. Carlos se interesó desde su juventud por el arte. Violinista aficionado, en 1775 compró para la corte el cuarteto de instrumentos Stradivarius conservado actualmente en el Palacio Real de Madrid y se rodeó de un entorno musical privilegiado dirigido por el violinista y compositor Gaetano Brunetti. También se interesó por la pintura, encargando obras a Luis Meléndez, Claude Joseph Vernet y Luis Paret y nombrando a Francisco de Goya pintor de cámara. Su esposa, la ex Reina, murió el 02 de enero de 1819. Él murió, según informes, de la desesperación y la angustia abrumadora causada por la muerte de su esposa, el 20 de enero de 1819 en Roma, Italia.

jueves, 27 de octubre de 2011

INFANTA MARÍA JOSEFA DE ESPAÑA. PRINCESA DE NÁPOLES Y SICILIA.

María Josefa de Borbón. Nació el 06 de julio de 1744 en Gaeta, Nápoles. Hija del Rey Carlos III de España y de la Princesa María Amalia de Sajonia. Tras su nacimiento se convirtió en Princesa de Nápoles y Sicilia, y, tras el ascenso de su padre al trono español como Carlos III, se convirtió en Infanta de España. Llegó a España con su familia en octubre de 1759, a los quince años de edad. Vivió en la corte de su padre y posteriormente con su hermano, el Rey Carlos IV de España. Su madre murió apenas un año después de la llegada de la familia a España. Por su parte, su padre murió en 1788. Tras la muerte del Rey, María Josefa vivió en la corte dominada por su cuñada, María Luisa de Parma, nieta del Rey Luis XV de Francia, con quien no se llevaba bien. La Infanta fue candidata para casarse con el viudo Rey Luis XV, su esposa María Leszczynska había muerto en 1768, en ese entonces María Josefa tenía apenas 24 años de edad. Sin embargo Luis rechazó la idea. La Infanta permanecería soltera el resto de su vida. Ella apoyó a las monjas Carmelitas, en cuyo convento de Santa Teresa fue sepultada tras su muerte, acaecida el 08 de diciembre de 1801 en el Palacio Real de Madrid, a los 57 años de edad. En 1877 su cuerpo fue trasladado a El Escorial.

miércoles, 26 de octubre de 2011

90 CUMPLEAÑOS DE REY MIGUEL I DE RUMANIA.

Miguel de Rumania. Bucarest, Rumania. El Rey Miguel I de Rumania ha celebrado esta semana su noventa aniversario, una fecha sin duda especial y significativa en la que ha estado acompañado por una representación de varias casas reales europeas y asiáticas. Junto a él, su mujer, la Princesa Ana de Borbón y Parma, Reina consorte de Rumania, y sus hijas, las Princesas Margarita, Heredera al trono, y sus hermanas. La Reina Sofía de España fue una de las invitadas de honor a las celebraciones, cuyo broche de oro lo pusieron una cena de gala y un concierto en honor del homenajeado en la Opera de Bucarest. Representantes de las casas reales europeas como los Reyes Carlos XVI Gustavo y la Reina Silvia de Suecia; el Gran Duque Enrique de Luxemburgo; el Rey Simeón II de Bulgaria; la Gran Duquesa María Vladimirovna de Rusia, Heredera al trono, y su hijo Gueorgui; y representantes de la casas reales de Jordania, Austria, Bélgica y Alemania, entre otros. El recital fue seguido por cerca de 5.000 personas a través de unas pantallas colocadas en la plaza para todo el que quisiera festejar esta fecha. Por la mañana, el Monarca, que en el año 1947 tuvo que renunciar al trono obligado por el régimen comunista y vivió en el exilio hasta los años noventa cuando pudo regresar a su país natal, dio su primer discurso en el parlamento rumano desde su abdicación. Una de sus hijas, la Princesa María, aseguró que había sido “un momento histórico”.

martes, 25 de octubre de 2011

INFANTE FELIPE. DUQUE DE CALABRIA.

Felipe de Borbón. Nació el 13 de junio de 1747 en el palacio de Portici, Reino de Nápoles. Hijo mayor y Heredero del Rey Carlos III de España y de la Princesa María Amalia de Sajonia. Su nacimiento fue un gran acontecimiento para sus padres, debido a que previamente habían nacido cinco Princesas, tres de las cuales habían muerto en la infancia. A su nacimiento recibió el título de Duque de Calabria. Aunque nació regordete y rosado, pronto se hizo evidente que había algo malo en él. Sus nodrizas fueron reemplazadas varias veces y el niño sufría de ataques epilépticos. Cuando creció, se confirmó que no era un niño normal. Su rostro peculiar era prueba de su deficiencia. De acuerdo con un observador, el Príncipe sufría de grandes dolores de cabeza, lo que lo hacía ver triste y de mal humor. Sin embargo, sus padres trataron de ocultar sus deficiencias, tanto del sector público como de ellos mismos haciendo que el niño apareciera en las ceremonias de la corte como si no hubiera nada malo con él. La muerte de su tío, el Rey Fernando VI de España, el 10 de agosto de 1759, obligó a los padres a hacer frente a la situación de su hijo. Cuando Carlos III partió a España para tomar posesión de la corona española, tuvo que nombrar a uno de sus hijos como próximo Rey de Nápoles. Una comisión de magistrados de altos funcionarios y médicos examinaron el estado mental del Príncipe Felipe, que tenía doce años de edad en ese momento, para determinar su capacidad de gobernar. El resultado fue claro, no era apto para gobernar. Por tal motivo, Felipe fue excluido de la sucesión al trono de España y de Nápoles. Sus hermanos menores, Carlos IV de España y Fernando I de las Dos Sicilias lo reemplazaron en la sucesión. Su familia se marchó a España y nunca lo volvió a ver. Felipe permaneció en Nápoles fuera de la vista de la corte napolitana, en los palacios de Capodimonte y Caserta. Su hermano Fernando lo visitaba y mostraba cariño tratándolo casi como una mascota. En septiembre de 1777, el Infante Felipe contrajo la viruela. El Rey y su esposa por temor al contagio huyeron a Caserta. Felipe murió en el palacio de Portici, en Nápoles a la edad de 30 años, el 19 de ese mes. Fue sepultado en el complejo de la iglesia de Santa Chiara en Nápoles.

lunes, 24 de octubre de 2011

INFANTE GABRIEL DE ESPAÑA.

Gabriel de Borbón y Wettin. Nació el 12 de mayo de 1752 en el Palacio de Portici, Nápoles. Hijo del entonces Rey Carlos VII de Nápoles y Sicilia y de la Princesa María Amalia de Sajonia. A su nacimiento se convirtió en el Príncipe Gabriel de Nápoles y Sicilia. De todos sus hermanos, Gabriel era el más inteligente y trabajador. Era muy culto y reconocido como un excelente traductor de Salustio y un verdadero mecenas. Gabriel pasó su infancia en el Reino napolitano de sus padres. A la edad de siete años, se trasladó con sus padres y hermanos mayores, el Infante Carlos y la Infanta María Luisa a vivir a Madrid. Su tío, el Rey Fernando VI de España murió sin herederos en 1759 por lo que su padre se convirtió en el Rey Carlos III de España. En Nápoles permanecieron sus otros dos hermanos, el Infante Felipe, Duque de Calabria y el Infante Fernando, nuevo Rey de Nápoles y Sicilia, quien quedó bajo el cuidado de un Consejo de Regencia. En España, a su hermano se casó con María Luisa de Parma en 1765. La pareja no tuvo descendencia hasta 1771, período durante el cual, Gabriel fue tercero en la línea de sucesión al trono español. El Infante se casó con la Infanta Mariana Victoria de Portugal, hija de los Reyes María I de Portugal y su consorte, Pedro III de Portugal. La pareja se casó por poder el 12 de abril de 1785 en Lisboa, Portugal, y en persona en Aranjuez el 23 de mayo. La pareja tuvo tres hijos: el Infante Pedro de España, casado con Teresa, Princesa de Beira; la Infanta María Ana de España; y el Infante Carlos de España. Pocos días después del nacimiento de su tercer hijo, su esposa enfermó de viruelas y murió, junto con el niño recién nacido. El Infante Gabriel también sucumbió a la enfermedad, muriendo en El Escorial, el 23 de noviembre de 1788, a los treinta y seis años de edad. La muerte de Gabriel fue un duro golpe para el Rey de España, muriendo poco tiempo después.

domingo, 23 de octubre de 2011

INFANTE PASCUAL ANTONIO DE ESPAÑA.

Pascual Antonio de Borbón y Wettin. Nació el 31 de diciembre de 1755 en Caserta. Fue uno de los hijos más inteligentes y trabajadores del Rey Carlos III de España y de la Princesa María Amalia de Sajonia. Fue un humanista dedicado a las artes y tenía un asombroso parecido físico con su hermano mayor, Carlos IV. Su madre murió en 1760, cuando tenía 4 años de edad. A los 40 años, Pascual se casó el 25 de agosto de 1795, con su sobrina, la Infanta María Amalia de España, hija de su hermano Carlos IV y de María Luisa de Parma, de la cual enviudó tres años después. Durante la Guerra de la Independencia vivió con el resto de la familia real bajo arresto domiciliario en Valençay. Después de la guerra se desempeñó en varias funciones importantes. Él era un ferviente partidario del absolutismo, y organizó el apoyo a la restauración de la monarquía absoluta. Murió sin dejar descendencia, el 20 de abril de 1817, a los 61 años de edad.

sábado, 22 de octubre de 2011

PRINCESA MARIA AMALIA DE SAJONIA. REINA CONSORTE DE ESPAÑA.

María Amalia de Wettin. Nació el 24 de noviembre de 1724 en el Castillo de Dresde en Dresde, Sajonia. Hija del Rey Augusto III de Polonia, Elector de Sajonia y de María Josefa de Austria. En 1737 María Amalia se comprometió con el Rey de Nápoles y Sicilia, futuro Rey Carlos III de España. La fecha del matrimonio fue confirmado el 31 de octubre de 1737. En 1738, a la edad de 14 años, María Amalia se casó con Carlos de Borbón, entonces Rey de Nápoles y Sicilia. A pesar de que se trataba de un matrimonio arreglado, la pareja fue feliz y tuvieron muchos hijos. La pareja se conoció por primera vez el 19 de junio de 1738 en Portella, una aldea en la frontera del Reino cerca de Fondi. De dicho matrimonio nacieron trece hijos: la Princesa María Isabel; la Princesa María Josefa; la Princesa María Isabel Ana; la Princesa María Josefa; la Princesa María Luisa, casada con Leopoldo II, Emperador del Sacro Imperio; el Príncipe Felipe, Duque de Calabria; Carlos IV de España, casado con María Luisa de Parma; la Princesa María Teresa; Fernando I de las Dos Sicilias, casado con María Carolina de Austria; el Príncipe Gabriel, casado con la Infanta Mariana Victoria de Portugal; la Princesa María Ana; el Príncipe Antonio Pascual, casado con la Infanta María Amalia de España; y el Príncipe Francisco. María Amalia era una mujer muy culta y popular. Jugó un papel importante en la construcción del Palacio de Caserta y del Palacio de Portici, el Teatro di San Carlo, entre otros. Era también una gran fumadora de tabaco. A finales de 1758, el hermano de Carlos, Fernando VI estaba mostrando los mismos síntomas de depresión que sufrió su padre. Fernando perdió a su devota esposa, la Infanta Bárbara de Portugal en agosto de 1758. Nombró como su heredero a Carlos, el 10 de diciembre de 1758 antes de salir de Madrid para quedarse en Villaviciosa de Odón, donde murió el 10 de agosto de 1759. En ese momento Carlos fue proclamado Rey de España bajo el nombre de Carlos III de España. Como el tratado de Viena impedía que España se uniera con Nápoles y Sicilia, Carlos ese mismo año salió de Nápoles hacia Madrid, dejando a dos de sus hijos en Caserta. Su tercer hijo sobreviviente se convirtió en Fernando I de las Dos Sicilias, mientras que su hermano mayor, Carlos fue preparado en España para heredar la corona española, su hermano mayor, el Infante Felipe, Duque de Calabria era retrasado mental y fue apartado por lo tanto de la línea de la sucesión a cualquier trono. El derecho de sucesión a Nápoles y Sicilia se reservó para su segundo hijo, el Príncipe Fernando de Nápoles y Sicilia. Carlos y su esposa llegaron a Barcelona el 07 de octubre de 1759. En España, su esposo hizo mucho para mejorar la economía española. María Amalia, una vez más hizo mucho para mejorar las residencias reales. El 25 de septiembre de 1760, un año después de llegar a Madrid, María Amalia murió de tuberculosis en el Palacio del Buen Retiro, a los 35 años de edad. Fue sepultada en la cripta real en El Escorial.

viernes, 21 de octubre de 2011

FERNANDO VI DE ESPAÑA.

Fernando de Borbón. Nació el 23 de septiembre de 1713 en el Alcázar de Madrid, España. Hijo del Rey Felipe V de España y de María Luisa de Saboya. Fernando era de temperamento melancólico, tímido y desconfiado de sus propias habilidades. La caza y la música eran sus únicos placeres, siendo un generoso mecenas del famoso cantante Farinelli, cuya voz calmaba su melancolía. Fernando se casó en 1729 en Badajoz con Bárbara de Braganza, Infanta de Portugal, hija del Rey Juan V de Portugal y de Ana María de Austria. Generó un gran apego y amor por su esposa, convirtiéndose en dependiente de ella para asesoramiento y apoyo. Al momento de su llegada al trono, el 09 de julio de 1746, España se encontraba en la Guerra de Sucesión de Austria, que terminó sin ningún beneficio para España. Comenzó su reinado eliminando la influencia de la viuda de su padre, la Reina Isabel de Parma y su grupo de cortesanos italianos. Como Rey, siguió una política constante de neutralidad en el conflicto entre Francia y Gran Bretaña, y se negó a dejarse tentar por las ofertas de ambos para declarar la guerra. Las tareas más importantes durante el reinado de Fernando VI fueron llevadas a cabo por el Marqués de la Ensenada, el Secretario de Hacienda, Marina e Indias. Sugirió la modernización del país, lo cual era necesario para mantener una posición de fuerza exterior para que Francia y Gran Bretaña consideran a España como un aliado sin suponer la renuncia de España a su pretensión de Gibraltar. Durante la Guerra de Sucesión de Austria y la Guerra de los Siete Años, España reforzó su poderío militar. El conflicto principal fue su enfrentamiento con Portugal por la colonia de Sacramento. En 1750 España y Portugal llegaron a un acuerdo, accediendo este último a renunciar a la colonia y su pretensión de libre navegación por el Río de la Plata. A cambio, España cedió a Portugal dos regiones en la frontera con Brasil, uno en el Amazonas y el otro al sur. Durante el reinado de su marido, Bárbara presidió reuniones y conciertos magníficos en el Palacio Real de Aranjuez, su refugio favorito. La Reina murió en el Palacio Real de Aranjuez, en las afueras de Madrid, el 27 de agosto de 1758. La muerte de su esposa, quien se había dedicado a su esposo, y que cuidadosamente se abstuvo de intrigas políticas, le rompió el corazón. Entre la fecha de su muerte en agosto de 1758 y la suya propia el 10 de agosto de 1759, cayó en un estado de postración en el que ni siquiera se vestía, afeitaba, y a veces ni lavaba. Murió en Madrid, España, a los 54 años de edad.

jueves, 20 de octubre de 2011

PRINCESA LUISA ISABEL DE ORLEANS. REINA CONSORTE DE ESPAÑA.

Luisa Isabel de Orleans. Nació el 11 de diciembre de 1709 en el palacio de Versalles, Francia. Hija de Felipe II, Duque de Orleans, y de María Francisca de Borbón. Su madre era una hija legitimada de Luis XIV de Francia y su amante, Madame de Montespan. Como miembro de la casa reinante de Borbón, Isabel era una Princesa de Sangre. Antes de su matrimonio, era conocida como Mademoiselle de Montpensier. Como nadie estaba interesada en ella cuando era una niña, recibió una educación deficiente y parecía destinada a un matrimonio con un Príncipe alemán o italiano de poca relevancia. A partir de 1715, su padre se convirtió en el gobernante de facto de Francia como Regente del Rey Luis XV, menor de edad. En 1718, la Guerra de la Cuádruple Alianza estalló entre Francia y España. En 1720, el Rey Felipe V de España quiso hacer la paz y propuso un doble matrimonio: su hija de tres años, la Infanta Mariana Victoria, se casaría con Luis XV de Francia, de quince años de edad, y su hijo y heredero, Luis, se casaría con una de las hijas del Regente. Por lo tanto, en 1721, a la edad de once años, Luisa Isabel se casó por poderes en París, Francia. Posteriormente la Princesa se trasladó a Madrid, España. A pesar de la fría acogida de la familia real española, especialmente de Isabel Farnesio, la madrastra de su futuro esposo, ella se casó con Luis de España el 20 de enero de 1722 en Lerma. Su dote era de 4 millones de libras. Como esposa del heredero al trono español, Isabel asumió el título de Princesa de Asturias. A pesar de su rango en la corte, fue espiada y acusada de todo tipo de fechorías. Su pobre educación, obstaculizó su capacidad para hacer frente a las presiones ejercidas sobre ella. El 15 de enero de 1724, la inestabilidad emocional de Felipe V lo hizo abdicar en favor de su hijo mayor, quien se convirtió en el Rey Luis I de España. Así, Isabel se convirtió en Reina de España, pero luego de sólo siete meses de reinado, Luis murió de viruela. La pareja no llegó a tener hijos, por lo tanto el suegro de Isabel, se vio obligado a regresar al trono. Isabel permaneció en Madrid durante algún tiempo después de la muerte de su marido, pero la corte española era maliciosa hacia la viuda adolescente. Posteriormente regresó a Francia, a petición de su madre, la Duquesa de Orleans. Vivió tranquilamente lejos de la Corte de su joven primo Luis XV. Residió en el castillo de Vincennes y en el Palacio de Luxemburgo, hasta su muerte, acaecida el 16 de junio de 1742, a los teinta y dos años de edad. Fue sepultada en la iglesia de Saint-Sulpice en París, cerca del Palacio de Luxemburgo.

miércoles, 19 de octubre de 2011

MARÍA LUISA DE BORBÓN Y VALLABRIGA. DUQUESA CONSORTE DE SAN FERNANDO DE QUIROGA.

María Luisa de Borbón y Vallabriga. Nació el 21 de marzo de 1780 en Velada, Toledo. Hija del Infante Luis Antonio de Borbón y Farnesio, Cardenal, Arzobispo de Toledo y de Sevilla y Conde de Chinchón, y de María Teresa de Vallabriga y Rozas. Al igual que sus hermanos, no pudo usar el apellido Borbón por aprensiones sucesorias de su tío Carlos III, y dicha prohibición sólo se suspendió a la muerte de dicho Rey, cuando fue sucedido por su hijo Carlos IV. La familia se exilió en París, donde permaneció en 1823 tras la caída del Trienio Liberal, cuando acoge a su hermana María Luisa. Contrajo matrimonio el 01 de junio de 1817 con el absolutista Joaquín José de Melgarejo y Saurín, Marqués de Melgarejo, Duque de San Fernando de Quiroga. La pareja no tuvo hijos. Murió en París, Francia, el 01 de diciembre de 1846, siendo sepultada en la sacristía de la capilla del Palacio del Infante Don Luis, Boadilla del Monte, Madrid, junto a los restos de su marido y de su hermana María Teresa.

martes, 18 de octubre de 2011

MARÍA TERESA DE BORBÓN Y VALLABRIGA. CONDESA DE CHINCHÓN Y MARQUESA DE BOADILLA DEL MONTE.

María Teresa de Borbón y Vallabriga. Nació en Velada, Toledo, el 26 de noviembre de 1780, en el palacio de los Condes de Altamira. Hija del Infante Don Luis Antonio de Borbón y Farnesio y de María Teresa de Vallabriga y Rozas. Su padre, el Infante Don Luis, había sido apartado de la familia real por negarse a seguir la carrera eclesiástica que le habían impuesto. A la muerte de su padre en 1785, fue trasladada con su hermana María Luisa de Borbón y Vallabriga al Convento de San Clemente de Toledo. La finalidad de tal reclusión era seguramente evitar su boda con algún noble, lo que significaba prolongar las represalias de Carlos III sobre su familia. Allí permaneció María Teresa doce años, hasta 1797, en que reinando su primo Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma, ésta la elige como esposa en una boda concertada para su ministro Manuel Godoy. A cambio de esta boda por interés, ella y su familia fueron compensados por los Reyes. Era tan importante para el Rey Carlos IV complacer a su esposa que no le importó mucho cambiar todo lo que su padre Carlos III había establecido tan dura e implacablemente para su hermano Luis y sus descendientes. El Rey concedió a María Teresa de Borbón y Vallabriga el uso del apellido Borbón, como a su hermano Luis María y a su hermana María Luisa, y pasó a ser Marquesa de Boadilla del Monte, Condesa de Chinchón y posteriormente Grande de España. Para dar a la novia una “dignidad” acorde a Godoy, había que enmendar los errores cometidos en el pasado, entre ellos modificar las inscripciones que se habían hecho en las partidas de bautismo de los hijos de Don Luis con las notas correspondientes que figuraban en los libros parroquiales. Se mandó una real orden al Obispo de Ávila, ordenándole que recogiese y remitiese las partidas de bautismo que existían en sus archivos relativos a los hijos del Infante Don Luis, donde sólo estaba escrito el apellido de la madre; se ordenaba también que pusiese en todas las partidas en primer lugar el apellido Borbón correspondiente al padre y luego el de la madre, lo que el Obispo hizo de inmediato. También la madre de María Teresa sería resarcida; el Rey le permitió usar el título de Infanta y fue condecorada junto a sus dos hijas con la Real Orden de Damas Nobles de María Luisa. Se concedieron pensiones a las hijas del Infante. El hijo mayor Luis María de Borbón y Vallabriga, que había estado en toda la negociación de la boda de su hermana, agradeció al Rey desde Sevilla la concesión de tantos favores, que también a él le habían beneficiado pues en poco tiempo sería nombrado Arzobispo de Toledo y después Arzobispo de Sevilla. La noticia de su compromiso fue recibida por María Teresa con cierta alegría, pues por fin saldría de aquel aburrido encierro, para convertirse en la esposa de un hombre importante, muy ligado a la vida pública y a la familia real, que le iba a proporcionar una vida cómoda y respetable. Además para ella fue una gran satisfacción ver cómo toda su familia, con motivo de su boda, recuperaba la dignidad perdida y era colocada en la más alta posición. Una vez concretadas todas las cláusulas del nuevo matrimonio, se celebró la boda con toda pompa en el Monasterio de El Escorial, el 02 de octubre de 1797. Pero el desencanto vendría pronto. Apenas recién casados, María Teresa pudo comprobar que su esposo no le profesaba amor ni respeto, ya que estaba enamorado desde hacía tiempo de Pepita Tudó que convivía con ellos en la misma casa y descaradamente acudía a los actos públicos y privados con Godoy. Esta tensa situación hizo que la joven, retraída y tímida, se fuera encerrando en sí misma, acumulando un odio a su marido cada vez más intenso. Quizá su inseguridad o su escaso mundo no le permitieron sobrellevar la situación y encontrar otros horizontes en su vida que la hubieran hecho algo feliz. La Reina María Luisa, siempre entrometida en la vida de su favorito, estaba muy preocupada por la relación del matrimonio y se permitía escribir a uno y a otro, dándoles sus maternales consejos. Cuando María Teresa quedó embarazada les hizo trasladarse al Palacio de Oriente para cuidar de ella personalmente, disponiendo que la llevaran en silla de manos para que no se fatigara caminando. El 07 de octubre de 1800 nació la única hija de los Príncipes de la Paz, casados el 02 de octubre de 1797, Carlota Luisa de Godoy y Borbón. En 1803 el Cardenal Luis María de Borbón cedió toda su herencia paterna a su hermana María Teresa, convirtiéndola en la Condesa de Chinchón. Luego del Motín de Aranjuez, en 1808, en el que Godoy fue detenido en su palacio de Aranjuez y encarcelado, María Teresa huyó a Toledo al lado de su hermano, abandonando para siempre a su odiado esposo. Dejó a su hija con los Reyes, que la llevarían consigo a su exilio, donde se reuniría poco más tarde con su padre. Con la invasión de los franceses empezaba otro periodo difícil y triste para la Princesa. Ella y su hermana dejaron de percibir la renta que se les había asignado y perdieron todo lo que tenían, llegando a pasar momentos de verdadera penuria, en el que incluso tuvieron que vender sus alhajas para mantenerse. Con el regreso del Rey Fernando VII, el Cardenal Luis María de Borbón y Vallabriga cayó en desgracia y fue confinado en Toledo, acompañado por María Teresa, de donde sólo salieron para asistir al entierro de su madre en Zaragoza en febrero de 1820. El 08 de noviembre de 1821 su hija Carlota Luisa de Godoy y Borbón se casó en Madrid con el Príncipe italiano Camillo Ruspoli von Khevenhüller-Mestch. El Cardenal Luis María murió en marzo de 1823 y María Teresa no tuvo más remedio que exiliarse en París en 1824, debido a su vinculación con los constitucionalistas y sus ideas liberales. Allí se reunió con su hermana María Luisa y el esposo de ésta, el Duque de San Fernando de Quiroga. Allí vivió un tortuoso romance con el Coronel Mateos, que se enriqueció a su costa y la maltrataba. Pasó una verdadera crisis económica que la obligó a vender algunos cuadros y joyas familiares. Tras una larga y penosa enfermedad (cáncer de matriz) que duró cinco meses, la Condesa de Chinchón murió el 24 de noviembre de 1828, los 47 años de edad. Sus estos fueron trasladados al Palacio de Boadilla del Monte. A los pocos días de su muerte, su viudo Manuel Godoy se casó con la que había sido su amante durante casi cuarenta años, Pepita Tudó.

lunes, 17 de octubre de 2011

LUIS MARIA DE BORBON Y VALLABRIGA. CONDE DE CHINCHON.

Don Luis María de Borbón. Nació el 22 de mayo de 1777. Hijo de un matrimonio morganático entre Luis de Borbón y Farnesio, Infante de España y de María Teresa de Vallabriga y Rozas, Español y Drummond. Hasta 1788, cuando el Rey Carlos III de España murió, este hijo Borbón se vio obligado a no utilizar el nombre de la familia y desde 1785, cuando su padre Luis, el hermano del Rey, murió, se mudan a la ciudad de Toledo para ser educados en la protección del arzobispo de Toledo Francisco Antonio de Lorenzana y Butrón, famoso cardenal, historiador y "ilustrado" español. Fue Caballero de la Orden de Carlos III en 1793, Arzobispo de Sevilla, Arzobispo de Toledo, y Primado de España en 1800 y Cardenal de Santa María della Scala en 1800. Jugó un papel importante en la política española liberal entre 1820 y 1823 y la abolición de la Inquisición. Fue nombrado Caballero del Toisón de Oro el 09 de julio de 1820. Murió a los 46 años, el 19 de marzo de 1823, en Madrid.

domingo, 16 de octubre de 2011

INFANTE LUIS ANTONIO DE ESPAÑA. CONDE DE CHINCHON.

Luis Antonio de Borbón. Nació el 25 de julio de 1727. Hijo del Rey Felipe V de España y de Isabel de Farnesio. Con sólo ocho años de edad, Luis fue creado Caballero de la Orden del Toisón de Oro en 1735 y fue ordenado Arzobispo de Toledo y Primado de España el 09 de septiembre de 1735, y posteriormente nombrado cardenal diácono de la iglesia de Santa María della Scala en Roma el 19 de diciembre. El 18 de diciembre de 1754 abandonó la vida eclesiástica por falta de vocación, renunció a sus títulos y dignidades eclesiásticas y asumió el título de Conde de Chinchón. Cuando su medio hermano el Rey Fernando VI murió sin descendencia en 1759, Luis reclamó el trono basado en que era el único hijo sobreviviente de Felipe V nacido en España, y el único que aún residía allí. Sin embargo su hermano mayor Carlos, se convirtió en Rey de España. El Infante fue un mecenas de las artes y la cultura, y admirador del músico Luigi Boccherini, del arquitecto Fortuna Rodríguez y de los pintores Francisco de Goya, Luis Paret y Alcázar, y José Flipart. El Rey Carlos III, temeroso de su hermano, exilió a Luis lejos de la Corte de Madrid. El 27 de junio de 1776 en Olias del Rey, Luis contrajo matrimonio morganático con una aristócrata aragonés, Doña María Teresa de Vallabriga y Rozas, hija de Don José Ignacio de Vallabriga y Español, Conde de Torrescasas, y de Doña Josefa de Rozas y Drummond. Este matrimonio fue del agrado del Rey, ya que sus hijos no podrían acceder al trono español. La pareja tuvo cuatro hijos: Don Luis María de Borbón; niño nacido muerto; María Teresa Carolina, casada con Don Manuel de Godoy y Álvarez de Faria, Príncipe de la Paz, Duque de Alcudia; y Doña María Luisa, casada con Don Joaquín José de Melgarejo y Saurin, de Rojas y Ruiz-Dávalo, Marqués de Melgarejo y Duque de San Fernando de Quiroga. Carlos tenía un gran aprecio y devoción por su hermano menor, incluso durante su exilio. Luis quería mucho a su hermano, por lo que aceptó más adelante a Carlos como Rey. A pesar de ello, Luis mantuvo su amargura y dolor por haber perdido su oportunidad de ser Rey. Luis murió en desgracia y en el exilio el 07 de agosto de 1785 en Ávila, a los 58 años de edad.

sábado, 15 de octubre de 2011

REY FELIPE V DE ESPAÑA.

Felipe de Borbón. Nació el 19 de diciembre de 1683 en Versalles, Francia. Hijo del Gran Delfín de Francia, y por tanto nieto del Rey Luis XIV de Francia, y de la Duquesa María Ana Victoria de Baviera. Al nacer, Felipe fue creado Duque de Anjou, un título tradicional de los hijos menores en la familia real francesa. A la edad de 6 años, Felipe perdió a su madre. En 1700 el Rey Carlos II de España murió sin hijos. Nombró como sucesor a Felipe, nieto de la hermana de Carlos, María Teresa de España, primera esposa de Luis XIV. Tras una larga reunión del consejo real en Francia, en la que el Delfín habló en favor de los derechos de su hijo, se acordó que Felipe ascendería al trono, pero siempre que renunciara a su derecho al trono de Francia para él y sus descendientes. El 02 de noviembre de 1701, en Turín, Felipe se casó con María Luisa de Saboya, hija de Víctor Amadeo II, Duque de Saboya, y de Ana María de Orleans. La ceremonia en persona se llevó a cabo en Versalles el 11 de septiembre. Como Reina de España, María Luisa fue muy popular entre sus súbditos, que le dio el apodo de "La Savoyana". Era una joven inteligente y bonita, actuando como Regente de su marido en varias ocasiones. En 1714, murió a la edad de 26 años de tuberculosis, un golpe devastador para su marido. De dicho matrimonio nacieron cuatro hijos: Luis I, Rey de España; Infante Felipe Pedro; Infante Felipe Pedro Gabriel; y Fernando VI, Rey de España. La preocupación de las otras potencias europeas por una posible unión de España y Francia en un solo Monarca Borbón, lo cual alteraría el equilibrio de poder en Europa, condujo a la Guerra de Sucesión Española entre 1701 y 1714. Se enfrentó Francia y España contra la Gran Alianza de Inglaterra, los Países Bajos y Austria, siendo vencedora ésta última. Según los términos del Tratado de Utrecht, que concluyó la guerra, España se vio obligada a ceder Menorca y Gibraltar a Gran Bretaña, los Países Bajos españoles, Nápoles, Milán y Cerdeña a los Habsburgo de Austria, y Sicilia y partes de Milán a Saboya. A cambio, Felipe pudo permanecer en el trono español. Estas pérdidas disminuyó en gran medida el imperio español en Europa. Poco después de la muerte de la Reina María Luisa en 1714, el Rey se casó con Isabel de Parma, hija de Odoardo Farnese, Príncipe heredero de Parma, y de Sofía Dorotea del Palatinado. El 24 de diciembre de 1714, se casaron por poderes en Parma. De dicho matrimonio nacieron siete hijos: Carlos III de España; Infante Francisco; Infanta Mariana Victoria, casada con el Rey José I de Portugal; Felipe, Duque de Parma; Infanta María Teresa, casada con Luis, Delfín de Francia; Infante Luis, Conde de Chinchón; e Infanta María Antonieta, casada con Rey Víctor Amadeo III de Cerdeña. El 14 de enero de 1724, Felipe abdicó el trono a favor de su hijo mayor, de diecisiete años de edad, Luis, por razones aún sujeto a debate. Una teoría sugiere que Felipe V, no quiso reinar más debido a su deterioro mental en aumento. Una segunda teoría hace referencia a la Dinastía de los Borbones. La familia real francesa había perdido recientemente muchos miembros varones a causa de las enfermedades, por lo que la falta de un heredero y otra guerra continental de sucesión era muy probable. La teoría supone que Felipe V esperaba que al abdicar a la corona española podía eludir el Tratado y poder acceder al trono de Francia. En cualquier caso, Luis murió el 31 de agosto de 1724 en Madrid a causa de la viruela, reinando sólo siete meses, y sin dejar descendencia. Felipe se vio obligado a regresar al trono español debido a que su hijo más joven, el futuro Fernando VI, era aún menor de edad. Felipe ayudó a su familia Borbón a ganar territorios en la Guerra de Sucesión de Polonia y en la Guerra de Sucesión de Austria con la reconquista de Nápoles y Sicilia de Austria, y Orán de los otomanos. Por último, al final de su reinado las fuerzas españolas también defendieron con éxito sus territorios americanos a partir de una gran invasión británica durante la Guerra de la Oreja de Jenkins. Durante el reinado de Felipe, España comenzó a recuperarse del estancamiento que había sufrido en el ocaso de la Dinastía de los Habsburgo españoles. Aunque la población de España creció, los sistemas financieros y los impuestos eran arcaicos y la tesorería estaba en déficit. El Rey empleaba a miles de sirvientes bien remunerados en sus palacios, no para gobernar el país, sino para cuidar de la familia real. El ejército y la burocracia trabajaban meses sin cobrar y sólo los envíos de plata del Nuevo Mundo, mantuvo el sistema. España suspendió los pagos de su deuda en 1739. Felipe se vio afectado por ataques de depresión maníacos y cada vez fue víctima de una melancolía más profunda. Su segunda esposa, Isabel de Farnesio, dominó por completo a su pasivo marido. Felipe murió el 09 de julio de 1746 en El Escorial, en Madrid, a los 62 años de edad. Fue sepultado en su Palacio Real favorito, La Granja de San Ildefonso, cerca de Segovia. Fernando VI de España, lo sucedió.

viernes, 14 de octubre de 2011

REY CARLOS II DE ESPAÑA.

Carlos de Habsburgo. Nació el 06 de noviembre de 1665 en Madrid, España. Último Rey de España de la Dinastía de los Habsburgo. Único hijo sobreviviente de su predecesor, el Rey Felipe IV de España y de Mariana de Austria. Su nacimiento fue recibido con gran alegría por los españoles, que temían por un trono sin heredero. El árbol genealógico de Carlos II muestra una gran cantidad de uniones matrimoniales consanguíneas. La endogamia era tal que siete de sus ocho bisabuelos eran descendientes de Juana de Aragón y del Duque Felipe de Austria. Esto generó descendientes con serios problemas de salud, a tal punto que los Habsburgo era más propenso a tener hijos nacido muertos, que los campesinos españoles. También fueron propensos a padecer problemas mentales. El genoma de Carlos II fue en realidad más homocigótico que el de un niño, cuyos padres fueran hermanos. Carlos nació con discapacidades físicas y mentales, y desfigurado. El desplazamiento de su mandíbula la impedía masticar con normalidad. Su lengua era tan grande que apenas podía entenderse cuando hablaba, y babeaba con frecuencia. En consecuencia, Carlos II fue conocido en la historia española como El Hechizado, a partir de la creencia popular de que sus problemas se debían a la brujería. Carlos tenía cuatro años cuando su padre murió, momento en el cual su madre se convirtió en la Regente, posición que mantuvo durante gran parte de su reinado. A pesar de ser desterrado por su medio hermano, el Rey ilegítimo Juan de Austria, regresó a la corte luego de la muerte de éste en 1679. La Reina madre dirigió al país por medio de una serie de favoritos. Este sistema de gobierno fue perjudicial para los asuntos del Reino debido al tamaño del mismo. No aprendió a hablar hasta los cuatro años, ni a caminar hasta las ocho, por lo tanto fue tratado como un bebé prácticamente hasta los diez años de edad. Temiendo que el frágil niño se sobrecarga sus cuidadores no lo obligaban a asistir a la escuela. La indolencia del joven Carlos era tal que muchas veces ni siquiera se bañaba. La única actividad que realizaba era la cacería, y muchas veces asistía al coto de caza de El Escorial. El año en el que Carlos II se sentó en el trono fue difícil para España. La economía estaba estancada, el pueblo tenía hambre, y el poder de la monarquía en las diferentes provincias españolas era extremadamente débil. Durante su reinado, el declive del poder español se aceleró. Aunque el Tratado de Paz de Lisboa, con Portugal en 1668 cedió el enclave del norte de África, Ceuta, a España, fue poco consuelo por la pérdida de Portugal y las colonias portuguesas durante el reinado de Felipe IV. Carlos presidió el mayor auto de fe en la historia de la Inquisición española en 1680, en la que participaron 120 presos, de los cuales 21 fueron quemados en la hoguera. Hacia el final de su vida, en uno de sus pocos actos independientes como Rey, Carlos creó una Junta Magna para examinar e investigar la Inquisición española. En 1679, a los 18 años de edad, Carlos II se casó con María Luisa de Orleáns, hija mayor de Felipe I, Duque de Orléans (hermano del Rey Luis XIV de Francia) y de la Princesa Enriqueta de Inglaterra. Probablemente Carlos era impotente, por lo que la pareja no tuvo hijos. María Luisa cayó en una profunda depresión, muriendo a los 26 años de edad, diez años después de su matrimonio, y dejando a su esposo con el corazón roto. Sin embargo, a causa de la necesidad desesperada por obtener un heredero varón, al año siguiente el Rey se casó con la Princesa María Ana de Neoburgo, hija de Felipe Guillermo, Elector del Palatinado, y de Isabel Amalia de Hesse-Darmstadt. Este matrimonio tampoco tuvo éxito en engendrar un heredero. Hacia el final de su vida, Carlos se convirtió cada vez más en una persona hipersensible y extraña, hasta el punto de exigir que los cuerpos de sus familiares fueran exhumados para poder ver los cadáveres. Se retiró oficialmente del poder tras una crisis nerviosa causada por la gran presión ejercida sobre él para tratar de sacar a España de los problemas económicos que estaba pasando. Desde entonces vivió una vida sencilla. Murió el 01 de noviembre de 1700 en Madrid, España, a los 38 años de edad. Con su muerte la línea de los Habsburgo españoles se extinguió. Carlos había nombrado como sucesor a un sobrino-nieto, Felipe, Duque de Anjou, nieto de la Reina consorte de Francia, María Teresa de España, casada con el Rey Luis XIV. Como sucesor alternativo había nombrado a su primo Carlos, perteneciente a la rama austríaca de los Habsburgo. El riesgo de que el imperio multi-continental de España pasara al control efectivo de Luis XIV, provocó una gran coalición de poderes para oponerse al Duque de Anjou como sucesor. Casi inmediatamente la guerra de sucesión española estalló. Luego de once años de una sangrienta guerra, el Duque de Anjou, fue reconocido como el Rey Felipe V de España, a condición de que los tronos de España y Francia nunca se unieran. La Casa de Borbón, fundada por Felipe V, de forma intermitente ha ocupado el trono español desde entonces, y hasta la actualidad, en la persona de Don Juan Carlos I de Borbón.

jueves, 13 de octubre de 2011

BALTAZAR CARLOS DE ESPAÑA. PRINCIPE DE ASTURIAS.

Baltasar Carlos de Habsburgo. Nació el 17 de octubre de 1629 en Madrid, España. Príncipe de Asturias, Príncipe de Gerona, Duque de Montblanc, Conde de Cervera, Señor de Balaguer, Príncipe de Viana, y Heredero universal de todos los reinos, estados y señoríos de la Monarquía Hispánica hasta su muerte. Hijo del Rey Felipe IV de España y de Isabel de Francia. La Condesa de Olivares, que también era Camarera Mayor de la Reina Isabel, ejerció como aya del Príncipe, lo que dio lugar a comentarios sobre el control que el Conde-Duque de Olivares ejercía sobre el heredero. Pronto se iniciaron gestiones diplomáticas encaminadas a buscarle una futura esposa, siendo la elegida la Archiduquesa Mariana de Austria, hija del Emperador Fernando III y de su tía paterna, la Infanta María Ana de Austria, y, por tanto, prima hermana suya. Tras la revuelta catalana de 1640 Felipe IV trató de ganarse a los aragoneses para conseguir dinero y hombres para el nuevo frente de guerra. Una de las medidas adoptadas encaminadas a este fin fue traer al Príncipe Baltasar Carlos para ser jurado como Príncipe heredero del Reino de Aragón. El juramento se realizó el 20 de agosto de 1645, cuando el Príncipe contaba con dieciséis años de edad, en la Catedral del Salvador de Zaragoza. En abril de 1646, Felipe IV deseoso de que su hijo fuese jurado heredero de la Corona de Navarra, se trasladó junto a éste desde Madrid a Pamplona, donde, luego de reconocerse los fueros del Reino navarro, se celebró solemnemente aquella ceremonia el día 03 de mayo. Finalizado el acto, la familia real, se trasladó a Zaragoza. El día 05 de octubre, víspera del segundo aniversario de la muerte de la Reina Isabel de Borbón, Felipe IV y Baltasar Carlos asistieron a las vísperas y nocturno en su memoria. Aquella misma tarde el Príncipe se sintió enfermo y al día siguiente, el sábado 06 de octubre, tuvo que quedarse en cama mientras el Rey acudía al funeral. La enfermedad era viruela, y fue fulminante. A las nueve de la noche del 09 de octubre de 1646, en Zaragoza, moría el Príncipe Baltasar Carlos, a los 16 años de edad. Sus restos permanecieron en la ciudad hasta la noche del 16 de octubre, cuando fueron trasladados al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. La muerte del Príncipe dejó a la Monarquía sin un heredero varón directo lo que ocasionó una grave crisis dinástica, siendo la única posible heredera la Infanta María Teresa. Felipe IV quedó devastado por la muerte de su hijo, en apenas cinco años, había perdido a su hermano menor, el Cardenal-Infante Don Fernando; a su mujer, Isabel de Borbón; y a su único hijo varón y heredero universal. El Rey se vio obligado a casarse de nuevo para dar continuidad a la dinastía. La elegida fue la prometida del fallecido Príncipe y sobrina suya, la Archiduquesa Mariana de Austria.

miércoles, 12 de octubre de 2011

FELIPE DE ESPAÑA. PRINCIPE DE ASTURIAS.

Felipe Próspero de Habsburgo. Nació el 28 de noviembre de 1657. Hijo del Rey Felipe IV de España y de Mariana de Austria. España no tenía ningún heredero desde la muerte del Príncipe Baltasar Carlos, hijo de Felipe y de su primera esposa, Isabel, once años antes. Por tal motivo, el nacimiento del Infante fue recibido con gran alegría y alivio. Su nacimiento afectó el curso de la historia europea. En 1659 los primeros ministros de Francia y España habían estado negociando un cese de hostilidades entre sus países durante dos años, ahora que España tenía un heredero varón, pudiendo consolidar la paz casando en un futuro al Infante con María Teresa, hija del Rey Luis XIV de Francia. El resultado de las negociaciones fue el Tratado de los Pirineos, que estableció a Francia como nueva potencia dominante mundial. Felipe Próspero vivió durante casi cuatro años y no se sabe qué causó su muerte, aunque estaba casi siempre enfermo y sufría frecuentes ataques de epilepsia, muriendo el 01 de noviembre de 1661. Su hermano Carlos, futuro Rey de España, nació ocho días después de su muerte.

martes, 11 de octubre de 2011

JUAN DE AUSTRIA.

Juan de Austria. El Joven. Nació el 07 de abril de 1629. General español y político. Hijo natural del Rey Felipe IV de España y de María Calderón, una popular actriz que se retiró a un convento tras el nacimiento de su hijo. Juan se crió en León con una mujer que vivía modestamente. En 1642, el Rey lo reconoció oficialmente como su hijo, y Juan comenzó la carrera que desarrollaría durante toda su vida como representante de los intereses militares de su padre. Don Juan fue enviado en 1647 a Nápoles, tras la primera sublevación popular dirigida por Masaniello, con una escuadra naval y una fuerza militar, con el fin de apoyar al Virrey. Su campaña fue exitosa. Posteriormente se convirtió en Virrey de Sicilia. En 1651 fue enviado a Cataluña para acabar con la rebelión que existía desde 1640. La mayor parte de Cataluña fue recuperada y un tratado puso fin a la revuelta en octubre de 1652. En ambas ocasiones, jugó el papel de pacificador, y esto, sumado a su simpatía y carácter agradable, y belleza física, algo que contrastaba con el resto de los Habsburgo, lo convirtió en el favorito del Rey. En 1656, fue enviado al mando de un ejército a Flandes, entonces en rebelión contra su propio Soberano. Durante 1661 y 1662, luchó contra los portugueses en Extremadura. A pesar de algunas derrotas en sus batallas, Don Juan no hubiera perdido la confianza de su padre, si la Reina Mariana, madre del enfermizo Infante Carlos, único hijo sobreviviente legítimo del Rey, no hubiera puesto a su marido en contra de su hijo. Don Juan fue removido del mando y enviado a su encomienda en Consuegra. Tras la muerte de Felipe IV en 1665, Don Juan se convirtió en el líder reconocido de la oposición al gobierno de la viuda de Felipe, la Regente. Don Juan logró la expulsión de Nithard el 25 de febrero de 1669, pero a cambio sólo debió conformarse con el Virreinato de Aragón. En 1677, en un golpe de estado tomó el control de la monarquía de su medio hermano Carlos II de España, pero demostró estar muy lejos del salvador que España esperaba que fuera. Permaneció en el poder hasta su muerte, el 17 de septiembre de 1679, a los 50 años de edad. La causa de su muerte quizás haya sido por envenenamiento.

lunes, 10 de octubre de 2011

REY FELIPE IV DE ESPAÑA.

Felipe de Habsburgo. Nació el 08 de abril de 1605 en Valladolid. Hijo del Rey Felipe III de España y de Margarita de Austria. Felipe es recordado por su mecenazgo de las artes, incluyendo a artistas tales como Diego Velázquez, y su dominio sobre España durante el difícil período de la Guerra de los Treinta Años. En la víspera de su muerte en 1665, el imperio español había alcanzado su cenit territorial del siglo XVII. En 1615, en Burgos, a los diez años de edad, Felipe se casó con Isabel de Borbón, hija del Rey Enrique IV de Francia y de María de Médicis. De dicho matrimonio nacieron siete hijos, de los cuales sólo dos llegaron a la edad adulta: la Infanta María Margarita de España; la Infanta Margarita María de España; la Infanta María Eugenia de España; la Infanta Isabel María de España; Baltasar Carlos, Príncipe de Asturias; la Infanta María Ana “Mariana” de España; y la Infanta María Teresa de España, casada con el Rey Luis XIV de Francia. Tras enviudar, Felipe volvió a casarse el 07 de octubre de 1649 en Navalcarnero, con Mariana de Austria, hija del Emperador Fernando III de Alemania y de María Ana de España. El matrimonio fue arreglado para fortalecer los lazos con los Habsburgo de Austria. De dicho matrimonio nacieron cinco hijos: Margarita Teresa de España, casada con el Emperador Leopoldo I del Sacro Imperio; la Infanta María Ambrosia de la Concepción; Felipe Próspero, Príncipe de Asturias; Infante Fernando Tomás; y Carlos II de España. Su último hijo estaba frecuentemente enfermo y en peligro de muerte, por lo que la línea hereditaria era incierta. Las percepciones de la personalidad de Felipe se alteraron considerablemente con el tiempo. Felipe era un gran jinete y cazador, devoto de las corridas de toros. Académicamente era muy competente, con un buen conocimiento de geografía, latín, francés, portugués e italiano. Al igual que muchos de sus contemporáneos tenía un agudo interés en la astrología. El Rey llegó a ser conocido por sus aventuras amorosas, en especial con las actrices, siendo la más famosa María Inés Calderón, con quien tuvo un hijo en 1629, Juan José, que fue criado como un Príncipe real. Felipe reinó durante la mayor parte de la guerra de los treinta años, un período turbulento de la historia militar. En los últimos años de su padre, Baltasar de Zúñiga había convencido a Felipe III a intervenir militarmente en Bohemia y el Palatinado al lado del Emperador Fernando II. Una vez que Felipe IV subió al trono, los hostilidades se reanudaron. El Tratado de los Pirineos en 1659, y el matrimonio de la hija de Felipe, María, con el joven Rey Luis XIV de Francia, puso fin a una larga seria de guerras europeas. Felipe también fue notable por su interés en la armada española. Poco después de asumir el poder comenzó a aumentar el tamaño de sus flotas. Estaba dispuesto a involucrarse en los detalles importantes de la política naval. Felipe había heredado un enorme imperio de su padre, que abarcaba gran parte del mundo conocido, pero muchos de sus retos más difíciles como Rey tuvieron su origen en la propia España., En 1623, cerró todos los prostíbulos legales en España, extendió las leyes suntuarias a los bienes de lujo y apoyó los esfuerzos del Papa para regular la conducta sexual de los sacerdotes. Felipe tenía claras intenciones de controlar la moneda española, que se había vuelto cada vez más inestable durante el reinado de su padre y abuelo, pero en la práctica, se disparó la inflación. En la década de 1630, las políticas internas de Felipe estaban cada vez más afectadas por las presiones financieras de la Guerra de los Treinta Años, y en particular la creciente guerra con Francia. En 1640 los portugueses expulsaron a Felipe y le entregaron el trono a los Braganza, marcando el final de los sesenta años de la Unión Ibérica y el inicio de la Guerra de Restauración portuguesa. La religión católica y sus ritos desempeñaron un papel importante en la vida de Felipe, especialmente hacia el final de su reinado. Deprimido por los acontecimientos en sus dominios, se vio cada vez más preocupado con los asuntos religiosos. El reinado de Felipe IV, luego de algunos años de éxitos concluyentes, se caracterizó por la decadencia política y militar, y la adversidad. El Rey Felipe IV murió el 16 de septiembre de 1665 en Madrid, España, a los 60 años de edad. En su testamento, Felipe dejó el poder político como Regente y en nombre de su hijo menor de edad, Carlos II, a su esposa Mariana.

domingo, 9 de octubre de 2011

FERNANDO. CARDENAL-INFANTE DE ESPAÑA. GOBERNADOR DE LOS PAISES BAJOS.

Fernando de Habsburgo. Nació el 16 de mayo de 1609 en San Lorenzo de El Escorial, España. Hijo del Rey Felipe III de España y de Margarita de Austria. Como su padre quería que hiciera una carrera eclesiástica, Fernando fue elevado a la primacía de España en 1619, llegando a ser Arzobispo de Toledo. Poco después fue nombrado Cardenal. Fernando nunca fue ordenado sacerdote en realidad, lo cual no era inusual para la realeza y los miembros de la aristocracia, y aún así, recibió grandes beneficios económicos como clérigo. En 1630, su tía, Isabel Clara Eugenia planeó convertirlo en su sucesor como Gobernador de los Países Bajos españoles. Para su llegada a los Países Bajos como Gobernador, un poderoso ejército debía acompañarlo. A finales de 1634 entró en Bruselas con toda la gloria que corresponde a un Gobernador General. Fernando era un hábil político y diplomático, y rápidamente reformó el gobierno y los militares. En especial las reformas fueron orientadas a ganar el apoyo de los flamencos contra Francia. Más peligroso que sus enemigos militares, fueron sus enemigos en la corte española. Numerosos rumores y mentiras contaminaron su reputación, asegurando que Fernando tenía la intención de convertirse en un gobernante independiente de los Países Bajos españoles, con la ayuda del Rey de Francia, enemigo de España. Este rumor fue reforzado por otro rumor en el que se indicaba que la corte francesa tenía la intención de casar a Fernando Ana María Luisa d'Orleans, Duquesa de Montpensier, hija mayor de Gastón, Duque de Orleans y hermano del Rey de Francia. Al mismo tiempo, el imperio español estaba en mal estado, tanto militar como económicamente. Fernando cayó enfermo durante las batallas de 1641, y murió el 09 de noviembre de 1641 en Bruselas a los 32 años de edad. Se cree que la muerte fue causada por agotamiento combinado con su mala salud. Los informes hablan de una úlcera de estómago, pero rumores afirmaron que fue envenenado. Antes de su muerte tuvo una hija ilegítima, Ana María de la Croix. Su cuerpo fue traído a España en 1643, y 12.000 misas de difuntos se realizaron de acuerdo con sus últimos deseos. Las disputas sobre su sucesor como Gobernador General de los Países Bajos españoles destruyeron la alianza entre el Emperador en Viena y el Rey en Madrid. El Emperador estaba a favor de su hermano el Archiduque Leopoldo Guillermo de Austria, mientras que Madrid estaba a favor de Juan de Austria, hijo ilegítimo de Felipe IV de España y de la actriz María Calderón. A causa de esta disputa se nombró un gobernador interino, el Marqués de Terceira.

sábado, 8 de octubre de 2011

CARLOS. INFANTE DE ESPAÑA.

Carlos de Habsburgo. Nació el 15 de septiembre de 1607. Hijo del Rey Felipe III de España y de Margarita de Austria. Carlos era el hermano menor de Felipe IV y el tiempo durante el cual el Rey no tuvo hijos, fue su Heredero. Nunca fue amigo del ministro favorito y principal de Felipe, el Conde-Duque de Olivares, y aunque era desinteresado en la política, fue utilizado por varios nobles en un intento de derrocar a Olivares. Durante la etapa más grave de la enfermedad de su hermano, Carlos estuvo a punto de ascender al trono, pero Felipe se recuperó y en 1629 finalmente tuvo un hijo, Baltasar Carlos. Esto disipó la importancia política de Carlos por completo. Fue uno de los personajes más enigmáticos de la época debido a su extraña personalidad y posiblemente insalubre. Murió el 30 de julio de 1632, con sólo 25 años de edad. Francisco de Quevedo dedicó un soneto titulado El entierro del Serenísimo Infante Don Carlos a este evento.

viernes, 7 de octubre de 2011

MARGARITA DE AUSTRIA. REINA CONSORTE DE ESPAÑA.

Margarita de Habsburgo. Nació el 25 de diciembre de 1584 en Graz, Austria. Hija del Archiduque Carlos II de Austria, hijo del Emperador Fernando I, y de la Duquesa María Ana de Baviera. Margarita se casó con el Rey Felipe III de España, su primo hermano, hijo del Rey Felipe II de España y de Ana de Austria. Felipe tenía una relación afectiva y cercana con su esposa, especialmente luego de darle un hijo varón en 1605. Margarita fue un gran mecenas de las artes, y era considerada por sus contemporáneos como muy piadosa, astuta y hábil en sus relaciones políticas. Al lado de la Emperatriz María, hija del Emperador Carlos V y viuda del Emperador Maximiliano II, y la hija de éste, la Archiduquesa Margarita, quien vivía como monja en Madrid, la Reina Margarita formó un círculo de mujeres que ejercieron una considerable influencia sobre el Rey. Se hizo hincapié en la condición de España como una potencia católica que actuaba en interés de la Europa católica, y también puso de relieve la unidad de la Casa de Habsburgo. Al grupo pro-austriaco se opuso el Duque de Lerma, primer ministro del Rey, que abogaba porque España siguiera su propio curso de acción independiente de los vínculos religiosos o dinásticos. La Reina Margarita estaba molesta con la del Duque, a quien consideraba corrupto. El Duque se retiró finalmente del poder en 1618. Margarita murió al dar a luz a su hijo menor, Alfonso, el 03 de octubre de 1611, en San Lorenzo del Escorial, España, a los 26 años de edad. Su marido nunca volvió a casarse y murió diez años más tarde. Margarita y Felipe fueron padres de ocho hijos, de los cuales cinco sobrevivieron hasta la edad adulta: Ana María, casada con el Rey Luis XIII de Francia; María; Felipe IV, Rey de España; María Ana, casada con Fernando III, Emperador del Sacro Imperio; Carlos; Fernando, Arzobispo de Toledo y Cardenal, y Gobernador de los Países Bajos españoles; Margarita Francisca; y Alfonso.

jueves, 6 de octubre de 2011

CARLOS DE ESPAÑA. PRINCIPE DE ASTURIAS DE LAS NACIONES UNIDAS.

Carlos de Habsburgo. Nació el 08 de julio de 1545 en Valladolid. Hijo del Rey Felipe II de España y de la Infanta María Manuela de Portugal. La boda de sus padres fue pactada por su abuelo el Emperador Carlos I con el propósito de obtener la cuantiosa dote de María Manuela de Portugal y para asegurar la estabilidad política en la península. Sin embargo, la boda conllevaba riesgos ya que la pareja eran primos hermanos por partida doble. Dos años después, cuando Felipe II tenía 18 años de edad, nació Don Carlos, quedando huérfano poco después de nacer. Era de contextura débil y salud delicada, seguramente debido a la consanguinidad de sus ascendientes, ya que en lugar de tener ocho bisabuelos tuvo cuatro y en lugar de dieciséis tatarabuelos, tuvo seis. Siendo Niño, se sabia que gozaba con asar liebres vivas y una vez en una orgía de crueldad, cegó caballos en el establo real. En 1560 fue reconocido Heredero al Trono por las Cortes de Castilla. Fue educado en la Universidad de Alcalá de Henares junto al hermanastro del Rey Don Juan de Austria y Alejandro Farnesio. Su delicado estado de salud, con fiebres persistentes, motivaron a que se le aconsejara en 1561 fijar su residencia en Alcalá de Henares, alejándose de los aires insalubres de Madrid. Felipe II pensó en casarlo con María Estuardo, un matrimonio arriesgado, pues suscitaría la enemistad de Francia, Inglaterra y posiblemente del Imperio. Estás Razones, unido a los problemas del Príncipe, hicieron que Felipe II enfriara las negociaciones. Por otro lado, Don Carlos quería gobernar los Países Bajos como su padre le había prometido en 1559, pero debido un su incapacidad para gobernar y la inestabilidad en dichos territorios, su padre incumplió dicha promesa. Durante 1567 el Príncipe cometió nuevos excesos, como mandar incendiar una casa desde la que se lanzaron aguas sucias que le mancharon la ropa, o amenazar de muerte al Duque de Alba. Felipe II mandó, el 18 de enero de 1568, a encerrar a su hijo en sus aposentos limitando la correspondencia recibida del exterior. Como el Príncipe amenazó con quitarse la Vida, Felipe II ordenó quitar todos los elementos que pudiera utilizar para hacerse daño. Cautivo, el Príncipe trato de emprender una huelga de hambre, en la que fracasó. Posteriormente realizó todo lo contrario, comiendo en exceso. Esto, junto con su debilidad física, fue la causa probable de su muerte, acaecida el 28 de julio de 1568, en Madrid.

miércoles, 5 de octubre de 2011

REY FELIPE II DE ESPAÑA.

Felipe de Habsburgo. Rey de España, Portugal, Nápoles, Sicilia, y, mientras estuvo casado con María I, Rey de Inglaterra e Irlanda. Nació el 21 de mayo de 1527 en Valladolid. Hijo de Carlos V del Sacro Imperio Romano, y de la Infanta Isabel de Portugal. Durante su reinado, España fue el principal poder de Europa occidental y alcanzó la cima de su influencia y poder, dirigiendo exploraciones en todo el mundo y la solución de la colonización de los territorios en todos los continentes conocidos. Luego de vivir en los Países Bajos en los primeros años de su reinado, Felipe II decidió regresar a España. El imperio "español" no era una sola monarquía con un sistema jurídico, sino una federación de reinos separados, cada uno guardando celosamente sus propios derechos frente a los de la Casa de Habsburgo. En la práctica, Felipe encontró a menudo su autoridad revocada por las asambleas locales. La Corona de Aragón, donde Felipe se vio obligado a sofocar una rebelión entre 1591 y 1592, fue particularmente ingobernable. A pesar de sus inmensos dominios, España era un país con una población dispersa que produjo un ingreso limitado a la corona (en contraste con Francia, mucho más poblada). El flujo de los ingresos procedentes del Nuevo Mundo fue vital para su política exterior. Carlos V había dejado a su hijo una deuda de alrededor de 36 millones de ducados y un déficit anual de 1 millón de ducados. Debido a las ineficiencias del Estado español, la industria estaba sobrecargada por las regulaciones del gobierno, aunque esto era común a muchos países contemporáneos. La dispersión de los moriscos de Granada - motivados por el miedo a que apoyaran una invasión musulmana - tuvieron graves efectos económicos negativos, sobre todo en la región. Debido a la inflación y una elevada presión fiscal para los fabricantes y comerciantes españoles, la industria española se dañó y gran parte de la riqueza de España se gastó en bienes manufacturados importados. Cada vez más el país pasó a depender de los ingresos que llegaban desde el imperio mercantil en las Américas. La política exterior de Felipe fue determinada por una combinación de fervor católico y dinástico. Él se consideraba el principal defensor de la Europa católica, tanto contra los turcos otomanos, como contra las fuerzas de la Reforma Protestante. La Participación constante de Felipe en las guerras europeas tuvieron un fuerte impacto en la tesorería y jugó un papel muy importante en la conducción de la Corona a la bancarrota más de una vez. Felipe logró una victoria decisiva contra los turcos en Lepanto en 1571, con la flota aliada de la Santa Liga, que se había puesto bajo el mando de su hermano ilegítimo, Juan de Austria. También aseguró con éxito su sucesión al trono de Portugal. Lepanto marcó un cambio permanente en el equilibrio del poder naval en el Mediterráneo y el fin de la amenaza del control otomano de ese mar. Los Estados Generales de las provincias holandesas, unidos en la Unión de Utrecht 1579, aprobó una Ley de Abjuración declarando que ya no se reconocía e a Felipe como su Rey. Los Países Bajos meridionales (actual Bélgica y Luxemburgo) se mantuvieron bajo el dominio español. El líder rebelde, el Príncipe de Orange, Guillermo el Taciturno, fue asesinado en 1584. Las fuerzas holandesas siguieron luchando bajo el mando de su hijo, Mauricio de Nassau, que recibieron una modesta ayuda de la Reina Isabel I de Inglaterra en 1585. Los holandeses lograron una ventaja sobre los españoles debido a su creciente económica, en contraste con el creciente problema económico de Felipe. En 1578, el joven Rey Sebastián de Portugal murió en la batalla de Alcácer Quibir sin descendencia, lo que provocó una crisis de sucesión. Su tío, el anciano Cardenal Enrique, le sucedió como Rey, también sin descendencia. Cuando el nuevo Rey murió dos años después, tres nietos del Rey Manuel I reclamaron el trono: la Infanta Catalina, Duquesa de Braganza; Antonio, Prior de Crato; y Felipe II de España. Antonio fue aclamado Rey de Portugal en muchas ciudades y pueblos en todo el país, mientras los miembros del Consejo de Gobernadores de Portugal, que habían apoyado a Felipe huyeron a España y lo declararon sucesor legal de Enrique. Felipe II marchó luego a Portugal y derrotó a las tropas de Antonio en la batalla de Alcántara. Felipe II de España fue coronado como Felipe I de Portugal en 1581. Cuando Felipe llegó a Madrid en 1583, convirtió a su sobrino Alberto de Austria en Virrey de Lisboa. El padre de Felipe II arregló su matrimonio con la Reina María de Inglaterra, de 37 años de edad. La ceremonia en la catedral de Winchester el 25 de julio de 1554 se llevó a cabo dos días después de su primera reunión. Para Felipe el asunto era totalmente político. La pareja no tuvo hijos. María murió en 1558 antes de poder reconstituir la Iglesia Católica Romana en Inglaterra. Con su muerte, Felipe perdió sus derechos al trono inglés y dejó de ser Rey de Inglaterra e Irlanda. Tras la muerte de su esposa, el trono pasó a Isabel I, hermana de María I. Felipe no tenía ningún deseo de perder Inglaterra, por lo que envió una propuesta de matrimonio a Isabel, quien nunca acepto casarse. Durante muchos años, Felipe mantuvo la paz con Inglaterra, e incluso defendió a Isabel de la amenaza de excomunión del Papa. Esta fue una medida tomada para preservar el equilibrio de poder en Europa. La ejecución de María, Reina de Escocia en 1587, acabó con los planes de Felipe de colocar a un Rey católico en el trono inglés. Felipe II murió en El Escorial, cerca de Madrid, el 13 de septiembre de 1598, a los 71 años de edad. Su muerte, muy dolorosa, implicó un fuerte ataque de gota, fiebre e hidropesía. Durante los últimos 52 días, su salud se fue deteriorando rápidamente, no pudiendo ser trasladado para lavarse debido a los dolores, por lo que se realizó un agujero a su colchón para eliminar sus fluidos corporales. Fue sucedido por su hijo Felipe III. Felipe se casó cuatro veces, teniendo hijos con tres de ellas. Sin embargo, la mayoría de sus hijos murieron jóvenes. Su primera esposa fue su prima hermana, María Manuela, Infanta de Portugal, hija de Juan III de Portugal y de Catalina de Habsburgo. De dicho matrimonio nacieron dos hijos: María y Carlos, Príncipe de Asturias, quien murió soltero y sin descendencia. La segunda esposa de Felipe fue la Reina María I de Inglaterra, con la que se casó en 1554. La pareja no tuvo hijos. La tercera esposa de Felipe fue Isabel de Valois, hija mayor del Rey Enrique II de Francia y de Catalina de Médicis. Isabel murió horas después de un aborto involuntario en 1568. Sus hijos fueron: dos hijas gemelas nacidas muertas; Isabel Clara de España, casada con el Alberto VII, Archiduque de Austria; Catalina de España, casada con Carlos Manuel I, Duque de Saboya; e hijo nacido muerto. La cuarta y última esposa de Felipe fue Ana de Austria, un matrimonio por amor. Ana murió tras dar a luz a su hija. De dicho matrimonio nacieron cinco hijos: Fernando, Príncipe de Asturias; Carlos Lorenzo; Diego, Príncipe de Asturias; Felipe, futuro Rey Felipe III de España; y María. El reinado de Felipe II no puede ser caracterizado por sus fracasos. Terminó con las ambiciones de los Valois de Francia en Italia y provocó la ascendencia de los Habsburgo en Europa. Comenzó los asentamientos en las Filipinas, y estableció la primera ruta comercial transpacífica entre Estados Unidos y Asia. Aseguró el Reino de Portugal y el imperio. Logró un incremento masivo de la importación de plata a pesar de los corsarios ingleses, holandeses y franceses. Superó múltiples crisis financieras y consolidó el imperio de ultramar de España. Puso fin a la grave amenaza que suponía para Europa la armada otomana.

martes, 4 de octubre de 2011

REY CARLOS I DE ESPAÑA. EMPERADOR CARLOS V DEL SACRO IMPERIO.

Carlos de Habsburgo. Nació el 24 de febrero de 1500 en Ghent, Flanders. Hijo mayor de Felipe el Hermoso y de la Reina Juana I de Castilla. En 1506, Carlos heredó los territorios de Borgoña de su padre, sobre todo en los Países Bajos y el Franco-Condado, la mayoría de los cuales eran feudos del imperio alemán, a excepción de su lugar de nacimiento, Flandes, que seguía siendo un feudo francés. Como Carlos fue el primero en reinar en Castilla-León y Aragón al mismo tiempo por derecho propio, se convirtió en el primer Rey de España. La cultura y la vida cortesana de los Países Bajos borgoñones fue una influencia importante en su vida temprana. Hablaba varias lenguas: francés, flamenco, español, entre otros. En su juventud, hizo frecuentes visitas a París, la ciudad más grande de Europa occidental. Aunque España fue el núcleo de sus posesiones, nunca fue asimilado por completo y, sobre todo en sus primeros años, se sentía visto como un Príncipe extranjero. No podía hablar muy bien el español, ya que no era su lengua materna. Sin embargo, pasó la mayor parte de su vida en España, incluyendo sus últimos años en un monasterio español. Tras la muerte de su abuelo, el Rey de Aragón Fernando II el 23 de enero de 1516, su madre, Juana heredó la Corona de Aragón, que consistía en Aragón, Cataluña, Valencia, Nápoles, Sicilia y Cerdeña; mientras que Carlos se convirtió en Gobernador General. Sin embargo, los flamencos deseaban que Carlos asumiera el título real, y esto fue apoyado por su abuelo el Emperador Maximiliano I y el Papa León X, de esta manera, el 14 de marzo de 1516, fue proclamado Rey de Castilla y de Aragón junto con su madre. Tras la muerte de su abuelo paterno, Maximiliano, en 1519, heredó la monarquía de los Habsburgo. También era el candidato natural de los electores para suceder a su abuelo como Emperador del Sacro Imperio. La decisión unánime de los electores dio la corona a Carlos el 28 de junio de 1519. En 1530, fue coronado Emperador del Sacro Imperio por el papa Clemente VII en Bolonia, el último Emperador en recibir una coronación papal. A partir de ese momento el Reino de Carlos, que fue descrito como "el imperio en el que nunca se pone el sol", se extendió a casi cuatro millones de kilómetros cuadrados en toda Europa, el Lejano Oriente y las Américas. Gran parte del reinado de Carlos estuvo marcado por las guerras de Italia contra el Rey de Francia, Francisco I, y su heredero, el Rey Enrique II. Luego de la reconquista de Milán y el Franco-Condado de Francia en la decisiva victoria de los Habsburgo en la batalla de Pavía en 1525, Francisco formó una alianza con el imperio otomano. Sulimán el Magnífico, conquistó Hungría en 1526 tras derrotar a los cristianos en la batalla de Mohács. Sin embargo, el avance otomano fue detenido luego del infructuoso intento de capturar Viena en 1529. El 10 de marzo de 1526 en Sevilla, Carlos se casó con su prima hermana la Infanta Isabel de Portugal, hija del Rey Manuel I de Portugal y de María de Aragón. De dicho matrimonio nacieron seis hijos: Felipe II de España, único hijo varón en alcanzar la edad adulta; Juan de España; María de España, casada con Maximiliano II, Emperador del Sacro Imperio; Fernando de España; Juana de España, casada con el Infante Juan de Portugal, Heredero al trono de Portugal; y Juan de España. Fue el gobernante más poderoso en oponerse a la Reforma Protestante. Varios Príncipes alemanes abandonaron la Iglesia Católica y formaron la Liga de Esmalcalda para desafiar a la autoridad de Carlos por medio de la fuerza militar. Carlos insistió en la convocatoria del Concilio de Trento, que inició la Contrarreforma. La Compañía de Jesús fue fundada por San Ignacio de Loyola durante su reinado con el fin de combatir de manera pacífica e intelectual el protestantismo. Sin embargo, el Emperador legalizó el luteranismo en el Sacro Imperio Romano con la Paz de Augsburgo. Carlos también mantuvo su alianza con el Rey Enrique VIII de Inglaterra, a pesar de que éste último se separó de la Iglesia de Roma. En el Nuevo Mundo, el rey supervisó la colonización española de las Américas, incluyendo la conquista tanto del Imperio Azteca y como del Imperio Inca. El éxito comercial del viaje de Magallanes a través del globo, enriqueció temporalmente al Rey y sentó las bases para la conquista del océano pacífico, en particular las Filipinas. Aunque siempre en guerra, Carlos era esencialmente un amante de la paz, y todas sus guerras fueron para defenderse. En 1549, el Emperador publicó una Pragmática Sanción, declarando los Países Bajos como una entidad unificada de la que su familia eran los herederos. Los Países Bajos era lugar importante en el Imperio. Para Carlos V personalmente fue su casa, la región donde nació y pasó su infancia. A causa del comercio y la industria también representaba un importante ingreso para el fisco. Durante el reinado de Carlos, los territorios de la Nueva España se ampliaron considerablemente por conquistadores como Hernán Cortés y Francisco Pizarro, hicieron caer a los aztecas e incas en poco más de una década. Esto le permitió financiar su reinado con los metales preciosos extraídos de las colonias. En 1550, Carlos convocó una conferencia en Valladolid con el fin de considerar la moralidad de la fuerza utilizada contra las poblaciones indígenas del Nuevo Mundo. A Carlos V se le atribuye la primera idea de construir un canal en el istmo de Panamá en 1520. El Emperador sufría de una mandíbula inferior alargada, una deformidad que empeoró en las generaciones posteriores de los Habsburgo. Esta deformidad es consecuencia de muchas uniones matrimoniales consanguíneas, muy común en las familias reales de la época. Sufría de epilepsia y fue afectado seriamente con la gota. A medida que envejecía, su gota lo paralizaba. En su retiro, fue llevado al monasterio de San Yuste en una silla de manos. Una rampa fue construida especialmente para permitir el fácil acceso a sus habitaciones. El 25 de octubre de 1555, Carlos abdicó a su imperio español que consistía en España continental, los Países Bajos, Nápoles, Sicilia, Lombardía y las posesiones de España en las Américas, a su hijo, Felipe. Posteriormente abdicó como Emperador en 1556 a favor de su hermano Fernando, sin embargo, debido a largos debates y trámites burocráticos, la Dieta Imperial no aceptó la renuncia hasta el 24 de febrero de 1558. Hasta esa fecha, Carlos continuó utilizando el título de Emperador. Carlos V murió el 21 de septiembre de 1558 en el monasterio, a los 58 años de edad. Sus restos descansan en el Panteón Real del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.